Mostrando entradas con la etiqueta metodología de estudio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta metodología de estudio. Mostrar todas las entradas

lunes, 23 de enero de 2017

Metodología de estudios matemáticas

En algunas reflexiones anteriores he dedicado un tiempo para hablar de metodologías de estudios dando algunas estrategias que pueden ser de ayuda para materias como historia, ciencias, sociales, español y similares en las que se requiere de una lectura, realización de resúmenes, mapas conceptuales entre otros.

El día de hoy quiero centrar mis reflexiones en algunos consejos que pueden ayudar en el estudio de las matemáticas. Mencionaré cinco ideas muy sencillas y continuaré leyendo e investigando para compartir más ideas al respecto, que puedan sernos útiles a todos:

1. Lo más importante dentro del estudio de las matemáticas es la práctica que permite la asimilación de los procesos que se requieren para solucionar los ejercicios. Entre más se practique, será mejor. Como profesora de matemáticas, siempre sugiero practicar esta materia diariamente. Es mejor dedicarle aunque sea 10 minutos diarios, que dejarlo para un solo día y dedicarle horas. Si hay tareas asignadas por los profesores, esta puede ser la práctica. Si no, es muy sencillo encontrar ejercicios en Internet sobre la temática que se está trabajando o pedirle a los padres de familia que los asignen.

2. Revisar los errores. Muchas veces los docentes de matemáticas cuando devuelven los quices, exámenes o ejercicios, sólo ponen una X a los ejercicios que están malos. O a los estudiantes no les interesa mirar en qué estuvo el error sino, simplemente si ganó o perdió. Es muy importante detenerse y mirar en qué fue lo que se equivocó, qué parte del proceso es la que aún no ha asimilado. La importancia de esto está en que una vez que el estudiante repite mentalmente todo el proceso, podrá ver qué es lo que no sabe. Mientras que si sólo se queda con la idea de que tuvo el ejercicio malo, es muy probable que lo siga realizando de la misma manera y siga cometiendo el mismo error.

Por esto es muy importante, una vez que se devuelve algún trabajo o se revisan ejercicios en clase, cogerlo uno por uno y revisar paso a paso para detectar los errores. También es muy conveniente volver a realizar estos ejercicios, para ver si los pueden realizar adecuadamente.

3. Las matemáticas son secuenciales. Todo nuevo aprendizaje necesita del anterior. Si un estudiante se ha quedado atrás en algún tema, va a ser casi imposible que aprenda el nuevo por más empeño y tiempo que le dedique. Es necesario siempre ir al día y si por alguna razón se ha quedado en algún tema, es necesario devolverse a estudiarlo para asimilarlo y así poder empezar con el nuevo.

No sólo para ponerse al día es importante, sino que este punto también puede ir ligado con el primero. Dentro de la práctica diaria que se realice, sería muy conveniente incluir ejercicios de temas pasados para que no se olviden estos procesos y en el momento en que se vuelvan a necesitar, se tenga fresco el conocimiento. 

4. Aprender bien el vocabulario específico de matemáticas. Por un lado, es un vocabulario que siempre va a estar usando. Por otro lado, hay palabras que en matemáticas tienen un significado diferente del que tienen en otros contextos. Un ejemplo de esto es la palabra volumen. En matemáticas la usamos para referirnos al volumen de las figuras tridimensionales. En el contexto diario generalmente lo usamos para referirnos al sonido.

En este punto puede ser muy útil crear un fichero en el que se vayan anotando términos y fórmulas a las cuales se pueda acudir cuando se tenga alguna duda.

5. Revisar los ejercicios realizados. Y por revisar no me refiero a darle una mirada a toda la hoja por encima para verificar que todos los ejercicios estén hecho y no se haya dejado ningún espacio en blanco. Me refiero a volver a realizar los ejercicios y verificar que las respuestas den lo mismo.

Para terminar esta reflexión quiero compartirles dos páginas que particularmente me gustan muchas. Ambas cobran por la suscripción, pero también ofrecen algunos ejercicios de prueba. Muy recomendado para que se metan y los miren. Allí siempre encontrarán ejercicios que les permitirán realizar la práctica diaria y afianzar conceptos.

www.superteacherworksheets.com

www.ixl.com

martes, 30 de junio de 2015

Metodología Montessori

Poco a poco, en el colegio que me encuentro trabajando, me he ido acercando a la metodología Montessori y a medida que la he ido estudiando, he encontrado la respuesta a muchas inquietudes que he tenido en mi vida, no solo como maestra sino también como estudiante.

Como educación siempre he entendido un proceso que debe combinar dos elementos: la formación del niño como persona en cuanto a valores de vida y la formación académica que debe estar centrada en el desarrollo de habilidades intelectivas, ya que los contenidos aprendidos en el colegio tarde o temprano se van a olvidar, pero si se han desarrollado habilidades de análisis, síntesis, juicio, relación, cuando el niño tenga que enfrentarse de nuevo con un tema que quizá olvidó y con nuevos conocimientos, podrá hacerlo satisfactoriamente ya que ha desarrollado las herramientas necesarias.

Me centraré en este escrito en la parte de la formación académica.

Como estudiante y como maestra, he podido observar que la mayoría de las clases que siguen la enseñanza tradicional, después de unos pocos minutos, no logran mantener la atención y el interés de los estudiantes.

Entre los factores que causan esta desmotivación en los alumnos podemos observar:

  • las falencias que tienen los profesores como oradores, dando un discurso tan poco interesante en la forma, que es imposible mantener la atención.

  • los temas que son dictados tienen pocos elementos novedosos, lo que también lleva a perder el interés porque nadie quiere estar mucho tiempo escuchando algo que ya sabe hasta que finalmente encuentre algo que le aporte a su conocimiento.

  • las clases son preparadas y dictadas para un público general en el que siempre se encontrarán tres grupo: un grupo promedio (que es para el que se prepara la clase), un grupo bajo que presenta o dificultades para el aprendizaje o pocos conocimiento previos para enfrentarse al nuevo tema y un grupo avanzado que por sus características personales o familiares ya tiene la mayoría de los conocimientos que van a ser dictados por el profesor. Estos dos últimos grupos, generalmente no sacan nada o casi nada provechoso de las clases.

  • la educación actual con sus metas estandarizadas en pruebas con una calificación cualitativa han llevado a que los diferentes centros educativos se rijan por una metodología que en palabras simples, se puede resumir en copiar, memorizar y plasmar en un taller o en un examen.

Este proceso de memorización está entendido como una repetición de la información hasta lograr una fijación en el cerebro. Y es tan mecánica que, me he encontrado estudiantes que si se les olvida una palabra no saben como seguir dando la información porque no han alcanzado una comprensión del tema, de forma que lo puedan explicar con otras palabras.

A esto hay que sumarle que lo que han memorizado van a tener que plasmarlo en un taller o examen, como mencionaba anteriormente, que va a ser calificado con una nota. Por lo que hay que añadir un grado de estrés que viene de: ser ridiculizado por el profesor si saca mala nota, competitividad con los compañeros por no querer ser el peor o por querer siempre ser el mejor, presión por parte de los padres de familia de que obtengan buenas notas e inclusive por parte de algunos, de obtener la mejor nota.

El estrés al que se ven sometidos los niños con estas calificaciones, los lleva en muchas ocasiones  bloquearse y no ser capaces de transmitir los conocimientos que con tanto esfuerzo han logrado memorizar.

De todas las corrientes educativas que he estudiado a lo largo de mi profesión, conocer ésta me ha llamado poderosamente la atención.

María Montessori fue una educadora, que escribió el libro El Método Montessori en 1912 planteando unos postulados educativos completamente diferentes a los que se utilizaban en la época.
Este método es una forma distinta de ver la educación, en la cual el niño o niña puede desarrollar todas sus potencialidades, a través de la interacción con un ambiente preparado, rico en materiales, infraestructura, afecto y respeto, en el cual el estudiantado tiene la posibilidad de seguir un proceso individual, guiado por profesionales especializados
Uno de los pilares del modelo de escuela Montessori es la autorregulación que generan los estudiantes de su propia actividad en torno al logro de aprendizajes, invitándolos desde pequeños a generar un ambiente de trabajo y respeto, además de ser el alumno quien determina el tiempo necesario según sus capacidades para lograr un determinado objetivo. Se invita a los niños a evaluar constantemente su actividad frente al desarrollo propuesto, promoviendo siempre la optimización del trabajo realizado, generando una capacidad de autocrítica y responsabilidad con su propia persona y con el resto que conforman el grupo de trabajo (Montessori, 1940, citado en La evaluación docente en la pedagogía Montessori: propuesta de un instrumento. Universidad de la Sabana, Bogotá, Colombia, Bermudez y Mendoza, 2008).

Haciendo referencia a los aspectos más importantes mencionados en esta metodología, está la importancia de que el niño realice las cosas por sí mismo, porque sólo así las asimilará y aprenderá como propias.

De esta forma un niño continuará aprendiendo después del tiempo pasado en el colegio, porque tendrá una motivación interior, una curiosidad natural, además del amor al aprendizaje.

De esta forma vemos, que María Montessori no pretendía que la estadía en el colegio fuera un momento para llenar a los estudiantes de información, sino de cultivar su deseo de aprender.
Algunas diferencias entre la metodología tradicional y le Método Montessori:

Método tradicional
Método Montessori
Reciben la educación de manera frontal. Hay un maestro frente al grupo (cuyos integrantes son de la misma edad) y éste se dirige a ellos de manera grupal, por lo que el avance en el programa de estudios es colectivo. Al ser de esta manera, algunos niños se quedan con lagunas en su educación a pesar de la buena voluntad del maestro.
"La meta de la educación debe ser cultivar el deseo natural por aprender”, por lo que se manejan varios grados en cada grupo y existe diversidad de edades. Los niños más grandes ayudan a los pequeños, los cuales a su vez retroalimentan a los mayores con conceptos ya olvidados.
Énfasis en conocimiento memorizado.
Énfasis en estructuras cognoscitivas.
La maestra desempeña un papel dominante y activo en la actividad del salón. El alumno es un participante pasivo en el proceso enseñanza aprendizaje.
La maestra desempeña un papel sin obstáculos en la actividad del salón. El alumno es un participante activo en el proceso enseñanza aprendizaje.
La maestra actúa como la fuerza principal en la disciplina.
El ambiente y el método Montessori alientan la autodisciplina interna.
La enseñanza en grupo es de acuerdo al estilo de enseñanza para adultos.
La enseñanza individualizada y/o en grupo se adapta a cada estilo de aprendizaje según el alumno.
La estructura curricular para el niño está hecha con poco enfoque hacia el interés del niño. La maestra entrega los conceptos al niño directamente. Al niño se le da un tiempo específico, limitando su trabajo.
El niño escoge su propio trabajo de acuerdo a su interés y habilidad. El niño formula sus propios conceptos a partir del material seleccionado (autodidacta). El niño trabaja por el tiempo que requiera en los proyectos o materiales escogidos.
Si el trabajo es corregido, los errores son usualmente señalados por la profesora.
El niño descubre sus propios errores a través de la retroalimentación del material.
El aprendizaje es reforzado externamente por el aprendizaje de memoria, repetición, recompensa o desaliento (anotaciones al libro y/o con las notas)
El aprendizaje es reforzado internamente a través de la repetición de una actividad y de la misma forma el niño recibe el sentimiento del éxito.
Al niño usualmente se le asignan sus propias sillas, insistiendo permanentemente en que se sienten quietos y oigan durante las clases.Pocos materiales para el desarrollo sensorial y enseñanza conceptual de forma, mayoritariamente abstracta.
El niño puede trabajar donde se sienta más confortable, puede moverse libremente y hablar con otros, pero cuidando de no molestar a los demás compañeros. Material multi sensorial para la exploración física y enseñanza conceptual mediante la manipulación concreta.
Los padres voluntarios se reúnen solamente para recaudar dinero o fondos. Y, en general, no participan en el entendimiento del proceso de aprendizaje.
Organiza el programa para los padres en función de que entiendan la filosofía Montessori y participen en el proceso de aprendizaje de sus hijos.


En la época en que los postulados de María Montessori se dieron a conocer, fueron completamente renovadores y deslumbraron a muchos por la sabiduría que escondían. Ahora nos parece muy común escuchar hablar de esta metodología.

Espero que estas reflexiones lleven a muchos maestros, trabajen en un colegio Montessori o no, a preguntarnos qué oportunidades les estamos dando a nuestros alumnos para que aprendan a su propio ritmo y especialmente, si estamos despertando en ellos un gran amor por el aprendizaje.

viernes, 27 de febrero de 2015

Una idea sobre metodologías de estudio

Hace unos años, realicé una publicación sobre la forma de estudio. Quiero tomar esta entrada y volverla a publicar con algunas nuevas ideas y experiencias que me han ido enriqueciendo en estos años.

Vi la necesidad de escribir esta entrada en el momento en que me acercaba a los estudiantes mientras realizaban un examen y veía que no sabían cómo responder una o más preguntas. Lo primero que uno piensa como profesor es que los niños no estudiaron para el examen. Pero en el momento de cuestionarlos sobre esto, la mayoría de las veces los estudiantes si habían dedicado un tiempo para repasar el tema. Así que la dificultad se encontraba, no en dedicar tiempo al estudio, sino en la forma en que estaba haciendo.

He indagado en los hábitos y metodologías de estudios de los niños y frecuentemente ellos simplemente leen y creen que con eso es suficiente porque mientras lo hacen entienden todo. Pero a la hora de responder una pregunta, no saben cómo hacerlo.

Es necesario verificar la información. Que los niños una vez terminen de estudiar expresen lo que han aprendido, porque es sólo en este momento en que se puede hablar de que algo se ha adquirido.

Evidentemente existen muchas metodologías de estudio. En esta oportunidad quiero compartir una que yo he utilizado y que me ha brindado muy buenos resultados.

En esta entrada enumeraré brevemente cada uno de los pasos que se siguen y en posteriores entradas estaré profundizando en algunos de los pasos:

1. Lectura rápida: se da una ojeada a los títulos y subtítulos, para formarse una idea general de lo que se va a estudiar. Es muy conveniente usar resaltadores de diferentes colores y darle a cada color una función. Por ejemplo, los títulos y subtítulos se subrayarán con rosado. De esta forma el cerebro se va acostumbrando a que si busca este color, tendrá la idea general del tema. 

2. Lectura detallada: se lee todo el material para formar una comprensión global. Esta es una lectura lenta a la que de debe dedicar tiempo ya que es necesario que a medida que se va realizando, se entienda lo que dice cada párrafo en concreto y cómo se relaciona o que le aporta al tema en general. Se debe entender la relación que hay entre cada uno de los párrafos. Dentro de esta lectura se desarrolla una habilidad del pensamiento conocida como el análisis.

Es muy útil que en este paso se tome un resaltador de otro color y con él se subrayen las ideas principales y las secundarias que soportan las principales. Algunas personas, utilizan dos resaltadores diferentes, uno para las ideas principales o definiciones y otro para las secundarias. Si para los títulos y subtítulos utilizamos el rosado, para las ideas principales, se podría utilizar el azul y para las secundarias el amarillo. Realmente los colores no importan, lo que es importante es que siempre sea el mismo color, para lo mismo.

3. Sintetizar: el estudiante debe saber decir en pocas palabras lo principal del tema, sin dejar de lado ninguna de sus partes fundamentales, pero sin entrar en detalles. Una forma muy útil de sintetizar la información, es plasmándola en un mapa mental o conceptual. Los mapas conceptuales tiene además una gran fortaleza y es que que dan mucha estructura mental

4. Memorización de los contenidos: en la que no se debe saber en general de qué se trata el tema, sino también los detalles. Aunque este paso se pone en el cuarto lugar, en realidad se ha estado trabajando a lo largo de todo el proceso. Mientras se lee, analiza y sintetiz la información  gran parte de la información se va memorizando. Este paso, es más una verificación de cuánto se ha aprendido. Y la mejor manera de comprobarlo es por medio de preguntas o tratando de explicar el tema. Es decir, por medio de la expresión.

Cuando el estudiante comience a contestar las preguntas, se va a dar cuenta que hay algunas que no es capaz de responder… Ahí debe detenerse, volver a leerlo, analizarlo y sintetizarlo. Y nuevamente comprobar si ahora sí lo puede expresar con claridad.

Muchas veces este ejercicio de expresión de los temas, se da en el momento del examen… Tristemente es en ese momento en que el estudiante se da cuenta que hay cosas que aún no ha memorizado.

Lo ideal sería que esto se diera en el momento del estudio cuando el niño aún tiene algo qué hacer para memorizar los temas, poderlos expresar y ser exitoso en sus exámenes.