miércoles, 29 de marzo de 2017

La importancia del fracaso. Palabras de J.K. Rowling.

En mi anterior entrada he estado reflexionando sobre lo que es la hiperpaternidad y la generación de cristal que estamos formando. He terminado comentando con ustedes que hay que llorar un poco, y que hay que aprender que en la vida junto con las alegrías y satisfacciones, hay mucho momentos de tristeza, de lucha, de sacrificio, de fracaso.

Con respecto a esto, he encontrado este pequeño video de J.K. Rowlling, la autora de Harry Potter y una de mis autoras favoritas, en la que nos cuenta la importancia de los fracasos en la vida, a raíz de su propia experiencia personal.

Sin mayor introducción se los comparto para que lo vean y posteriormente escribiré unas reflexiones al respecto.



1. Alejarse de lo que no es esencial. En el caso de la autora, llegar a donde estaba significó que su mayor temor y el de sus padres se hiciera realidad. Esto la hizo centrarse en una idea que tenía que creía que valía la pena y dedicarse a esto con todo su ser. El libro de Harry Potter.

A veces cuando nos encontramos en estas situaciones, debemos detenernos a examinar nuestras vidas y a lo que nos estamos dedicando. Muchas veces hemos escuchado de personas que cuando se enteran que tienen una enfermedad terminal, dejan de lado muchas cosas de sus vidas que no son esenciales para dedicarse a las más importantes, porque saben que no tendrán mucho más tiempo para disfrutarlas.

A veces no es necesario llegar a este tipo de situaciones tan drásticas, porque pequeñas situaciones que tenemos en las que fracasamos nos dan la oportunidad de redireccionar nuestra vida.

2. Vivir sin fracasar es imposible. Rowling plantea que la única forma de vivir sin fracasar, sería si tenemos tantos cuidados y que en ese caso, sería como no vivir, y esto también sería fallar.

Yo me quedo con la primera idea, porque no veo como se pueden tener precauciones suficientes como para no fallar. Siendo esto así, todos deberíamos tomar por sentado que las equivocaciones, los errores y los fracasos son parte de nuestra vida. Y tratar de sacar lo mejor que podamos de ellas.

3. Nos muestra aspectos de nosotros mismos que no conocíamos. Para la autora, fue una oportunidad de darse cuenta que tenía una gran voluntad, más disciplina de la que creía y unas grandes y valiosas amistades. 

Si decidimos enfrentarnos a nosotros mismos, examinarnos, poner en perspectiva nuestra vida, el fracaso también será así para nosotros. Una oportunidad de conocer muchas virtudes y cualidades que quizá no sabíamos que teníamos.

4. Nunca te conocerás a ti mismo o el valor y la fuerza de tus relaciones, hasta que han sido probados por las adversidades.

Así que la próxima vez que estemos en una situación como esta o que nuestros hijos o alumnos lo estén enfrentando, no busquemos excusas, no tratemos de justificarnos o de culpar a otros. Aprovechemos lo que está sucediendo para conocernos más, para poner las cosas en perspectiva, para salir enriquecidos y fortalecidos y con una mejor perspectiva de la vida.