Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2016

La verdadera recompensa de ser un profesor

El día de ayer unas alumnas de cuarto de acercaron a un profesor para contarle que habían visto un gato bebé en una de las alcantarillas del colegio.
Ellas estaban muy acongojadas y querían ir a sacarlo de inmediato de allí. En ese momento no fue posible para mí acompañarlas, pero quedamos de ir hoy en el primer descanso. Antes de que se acabara la clase estaban paradas en la puerta esperándome para ir por él. De hecho ni siquiera comieron la media mañana sino que se fueron directamente a buscarme. 
Al llegar nos dimos cuenta que no es sólo uno, sino tres. Pero sólo pudimos coger a este pequeño que ven en la foto. Seguimos en la búsqueda de los otros dos y por supuesto, de la mamá para que no tenga más crías en la calle.
Al ver a estas niñas tan entusiasmadas y preocupadas por este gatito, siendo capaces de sacrificar sus descansos y el tiempo para comer, tuve uno de esos momentos, que tristemente en la vocación de la docencia a veces son tan pocos, en que me sentí tan orgullosa de s…