lunes, 13 de abril de 2015

Desarrollando la síntesis y realizando mapas mentales

Quisiera terminar esta serie de artículos sobre metodologías de estudio conversando sobre unos pasos esenciales. La síntesis y la elaboración de mapas conceptuales.

Sintetizar no es encontrar la idea principal. Es saber diferenciar las partes esenciales de las accidentales. 

Las esenciales son aquellas que si las quitamos se pierde el sentido del texto, algo nos queda inconcluso, incompleto, falta claridad o algunos datos del tema. Las accidentales, se pueden quitar y el tema sigue estando completo.

La síntesis se debe realizar después de haber leído y analizado el texto para poder tener una buena comprensión y que se puedan separar las ideas esenciales y las accidentales.

Las siguientes preguntas que nos ayudarán a sintetizar el tema:

1. Ir tomando las ideas expresadas en los diferentes párrafos y preguntarnos: ¿Si quito esta idea del texto (del tema, de la lección) cambia el objetivo del texto  y el texto como tal? Si se altera, esta idea es esencial, sino se altera es accidental.

2. ¿Cuál es el orden que estas ideas deben tener para que podamos tener la comprensión del tema? ¿Qué pasa si altero el orden?

3. ¿De acuerdo a la selección anterior, ¿cómo puedo expresar cada idea esencial de la forma más concisa sin perder precisión y claridad en el significado?

Una excelente forma de realizar una síntesis de un tema estudiado es realizar un mapa conceptual o mental. Esto se puede realizar de un tema que se ha estudiado, al finalizar un período e inclusive terminando toda una materia para tener la visión global de todo lo estudiado.

El objetivo de los mapas mentales es mostrar la estructura del tema estudiado, sus partes esenciales con el orden o jerarquía que tienen y los elementos principales de cada parte.

Unos pasos que nos pueden ayudar a elaborar un mapa mental:

1. Elegir un título. Este puede ser el de la materia como tal o uno que después de haber estudiado el tema se considera la engloba mejor, deja más claro el objetivo.

2. Se debe dividir en partes, ya que al dividirlo se va formando una estructura que ayuda a memorizarlo. Estas divisiones deben mostrar el orden lógico del tema. Aquí de nuevo puede ser muy útil el uso de colores. El título de cada parte puede ir con un mismo color y los subtítulos o lo más importante de cada una de estas partes puede ir con otro, de forma que la mente se acostumbre a identificarlos por estos colores.

3. Se deben poner palabras claves de cada uno de los temas o de las partes que están plasmados. Escribir dentro de cada división la información más importante: fechas, nombres, términos, definiciones, conceptos específicos. 

4. Debe ser claro, fácil de leer y simple en la forma que se utiliza, de manera que se pueda captar sólo con un vistazo la esencia y estructura orgánica completa.

Espero que estas ideas hayan sido de su ayuda y, como el aprendizaje no es algo estático, a mediad que vayan surgiendo nuevas ideas, las iré compartiendo con ustedes.