martes, 10 de marzo de 2015

Desarrollando el análisis

En la entrada anterior, enumeré brevemente unos pasos que considero son útiles en el momento de estudiar. Quiero dedicar estas entradas posteriores a profundizar en algunos de los pasos, buscando dar más claridad en la aplicación de estos.

El día de hoy nos centraremos en la habilidad de analizar.

El análisis busca, por decirlo con unas palabras sencillas, que la persona que se sienta a estudiar no llegue directamente a memorizar como un acto de repetición hasta que la información le quede fijada en la memoria, sino jugar con la información, manejarla, moverla de un lado a otro para hacerla familiar, comprensible, propia.

Cuando llegamos al momento del análisis, ya se han realizado dos lecturas previas del tema, una en la que se miraron los títulos y subtítulos para tener una visión general y una segunda en la que se leyó el tema completamente para tener toda la información o al menos una idea de ésta.

Se podría decir que analizar es ver los diversos elementos y aspectos que contiene un todo: desentrañar con la reflexión las implicaciones, causas, consecuencias, relaciones, reconocer el lugar de una parte en el todo significativo al que pertenece.

Iré enumerando unos pasos- preguntas que pueden ayudar al análisis.

1. ¿De qué se trata el tema?
Estoy estudiando el sistema circulatorio. Estoy estudiando los deberes y los derechos de los niños. 

2. ¿Desde qué punto de vista lo estamos considerando (filosófico, histórico, científico, religioso)?
Por ejemplo, la segunda guerra mundial, se puede pensar inmediatamente que se ve desde el punto de vista histórico. Pero este no es el único. También lo puedo ver desde el punto de vista moral, pues puedo emitir juicios sobre las actuaciones de algunos personajes, sobre hechos, sobre las consecuencias de la guerra.

3. ¿Qué objetivo persigue, es decir, qué nuevo conocimiento he de tener al final del mismo?
Finalizando el estudio debo tener claras las necesidades básicas de los animales sin las cuales no pueden sobrevivir.

4. ¿Cuáles son las partes de las que está compuesto el tema?
Los estados de la materia son el sólido, líquido y gaseoso. De cada uno debo estudiar una definición y ejemplos. Además debo estudiar los cambios que se pueden dar en la materia.

5. ¿Si me faltara alguna de las partes perdería sentido el contenido?
Si al estudiar la guerra quito la parte de las causas, eso puede impedir que yo comprenda cómo se dieron los hechos, por qué un país actuó de tal o cual manera.

6. ¿Hay algunos términos específicos que no pueda suplir por otros?
Al estudiar la clasificación de los animales, no puedo reemplazar la palabra mamífero por otra diferente. Es un término que debo aprender y que debo emplear al referirme a este tipo de animales. Pero en esta misma clasificación, podría explicar que las crías nacen de la mamá, las da a luz, son paridas. Estas frases están explicando lo mismo y muestra asimilación de la información.

7. ¿Qué relación tienen las ideas entre sí y con el tema en general?
Si estudio los estados de la materia sólido, líquido, gaseoso, los tres se relacionan porque muestran el movimiento de las moléculas en la materia y de acuerdo a cómo es este movimiento se clasifica de una determinada manera.

8. Puedo preguntarme antes de sentarme a estudiar el texto, ¿qué sé de este tema (cuánto asimilé de la clase o cuánto sé por programas que he visto, conversaciones, etc.? Y después de leerlo ver qué conocimientos eran ciertos, cuáles erróneos, cuáles he ampliado con esta información.

Estas son unas pocas ideas para mostrar cómo podemos darle un manejo a la información, jugar con ella y de esta forma irla entendiendo mejor para hacerla propia. No limitarnos simplemente a memorizarla.

Los invito a que lo ensayen y compartan los resultados que vayan teniendo.