martes, 8 de mayo de 2012

PDF

Hace unas semanas vi un video de una conferencista de la Universidad de Standford en la que hablaba del PDF... y no precisamente del documento que a veces utilizamos.
Ella las utiliza como unas siglas para lo siguiente: Play time - Down time - Family time. Tiempo para jugar, para descansar y para la familia.
Quisiera reflexionar sobre estos momentos que todos lo niños y jóvenes deberían tener. Sabemos que el mundo actual es un mundo sumamente activista. Nos encontramos con familias y personas que sienten que entre más cosas hacen, más exitosos, profesionales o realizados son.
A veces se escuchan comentarios como: lunes y miércoles tengo clases de piano, martes y jueves voy a pintura y viernes y fines de semana juego tenis. 
Este ritmo de vida ocupado que llevamos los adultos pasa a los niños terminado con semanas en las que se despiertan a las 5:30 de la mañana, están en el colegio hasta las 3:00 de la tarde con aproximadamente una hora de tareas diarias que tengan que realizar en la casa, practican algún deporte, tienen alguna clase de idiomas, necesitan nivelar algo del colegio... y llegan de vuelta a la casa a las 7:00 de la noche sólo con tiempo para comer y acostarse porque tienen que madrugar al otro día.
¿Qué tiempo han tenido estos niños para descansar? ¿Qué tiempo han tenido para salir un rato al parque a jugar? ¿En qué momento se vio con sus hermanos aunque fuera sólo para pelear?

Mi intención no es decir que las clases extracurriculares que se tienen en los colegios o por fuera de los colegios están mal. Muchas veces son necesarias y muchas veces son pedidas por los niños y se convierten en esos momentos de relajación y descanso o de juego.
Pero si quiero hacer una apología a esos momentos tan importantes en la vida de cada uno y que cada uno se evalúe como familia para ver si sus hijos realmente tienen estos tiempos tan necesarios para un sano desarrollo.
Tiempo para jugar. Fundamental en los niños. Los niños por todas las energías que tienen necesitan poder salir, correr, ensuciarse, relacionarse con otro niños. Ellos están alrededor de ocho horas al día en su colegio, siguiendo un horario, estando la mayoría del tiempo sentados en un escritorio realizando trabajos, muchas veces en silencio. 
Cuando llegan a la casa, deben tener un tiempo para realizar actividades completamente diferentes donde no haya tantas reglas, donde no sea necesario guardar silencio, donde no haya que estar sentado.
Tiempo para descansar. O preferiría llamarlo tiempo muerto. Tiempo para hacer nada. ¿Cuántas veces no sentimos nosotros mismos la necesidad de realmente no hacer nada? Así simplemente. Sentarme en el sofá, de pronto sólo a tomar un café sin intenciones de leer una revista, de ver un programa de televisión... simplemente estar ahí. 
Y esto sí que lo podemos ver en los adolescentes. ¡Cómo les gusta tirarse en su cama, probablemente con el Iphod y simplemente no hacer nada!
Evidentemente esta no puede ser su única actividad y no pueden estar todo el día en tiempo muerto... pero a veces es necesario un momento en que simplemente podamos hacer nada.
Tiempo en familia. Una de las actividades que las familias más comparten juntas es la hora de la comida. Ambos padres han llegado del trabajo, los hijos también están en la casa. Se sientan todos juntos a comer. 
Aunque este es un tiempo muy bueno y animo a las familias que lo tienen a que no lo pierdan y a las que no lo tienen a que comiencen a hacerlo, no puede ser el único tiempo que se comparte en familia.
Los momentos para comer, también son para los niños un momento que la mayoría de las veces no representa mucha diversión. Hay reglas, hay que comerse toda la comida, hay que hablar con un cierto tono de voz...
Como familia también se deben encontrar otros momentos en que se comparta. Voy a salir a jugar fútbol con mi hijo. Vamos a comer un helado. Vamos a un parque de diversiones juntos o al parque de la unidad. Sentémonos en la casa juntos a leer un cuento, a hacer un dibujo, a jugar un juego de mesa. Puede ser un hobbie como familia, ir comprando juegos de mesa que se comparten en familia.
Quiero invitarlos a todos a que se tomen unos momentos para pensar en el tiempo que sus hijos pueden disfrutar de estos momentos y en caso que vean que sus agendas son muy ocupadas, que piensen juntos como familia, cómo pueden darle estos tiempos y espacios para que sus hijos tengan una vida sana que los ayude a ser cada vez más felices. 

Les quedo debiendo el link con le video de esta conferencia que sé será de gran ayuda para ustedes.