lunes, 27 de febrero de 2012

Los libros están muriendo

Quiero compartirles este espectacular enlace del cortometraje animado que ganó el Óscar el día de ayer.

Se titula The Fantastic flying books of Mr. Morris Lessmore. Este cortometraje nos cuenta la historia de un hombre que es llevado a un mundo fantástico donde los libros tienen vida... nos deja muchas reflexiones, pero quisiera comentar sólo una.

Cuando no leemos un libro, este comienza a morir y no importa si le pegamos la pasta, las hojas, etc. El libro vuelve a tener vida en el momento en que volvemos a leerlo. Pero no sólo él vuelve a tener vida... también nos comunica esa vida a nosotros.

Espero que lo disfruten.

lunes, 20 de febrero de 2012

Todo niño es especial. Reflexiones.

Espero que todos hayan tenido la oportunidad de observar la película de la reflexión anterior, Todo niño es especialhttp://reflexionesdeunaeducadora.blogspot.com/2012/02/todo-nino-es-especial.html

Hoy voy a compartir algunas reflexiones que podemos sacar de esta extraordinaria película.



1. Ishaan es un niño inquieto que parece insolente, grosero, indisciplinado. Inclusive si miramos el comentario que tiene la película en youtube, habla de un niño travieso que gracias a la voluntad y creatividad de un profesor, logra salir adelante. Me llama particularmente la atención, el momento en que su profesora le pide que lea y él simplemente dice: jhfduhgiauwrdfjkldjfs... Para la profesora esto es una grosería. Tanto que lo saca del salón del clase. 

Esta actitud es perfectamente explicada por el profesor del colegio de internos con el ejemplo que le da a su padre: le pide que lea las instrucciones de una caja que están en chino. El papá dice que no entiende. Y el profesor le contesta que se concentre, que lo intente. El papá insiste en que no puede leerlas porque están en chino y el profesor le contesta que deje de ser insolente y desobediente.

Cuando vemos actitudes diferentes en nuestros hijos y alumnos, lo primero que debería brotar de nuestro corazón de educadores es la preocupación por el problema de este alumno:
¿Qué le pasa? ¿Por qué está grosero? ¿Por qué contesta mal? ¿Por qué no realiza las tareas?

2. Esto es precisamente lo que hizo este profesor. Él observó un comportamiento diferente en uno de sus alumnos. No se quedó en regañarlo, castigarlo. Tampoco en decir que era un niño con problemas y punto. Él realizó un trabajo de seguimiento. Pidió cuadernos, observó los errores de este alumno, conversó con compañeros, con los padres de familia e identificó una dificultad.
Sólo cuando la dificultad es identificada se puede hacer algo para corregirla mediante una estrategia adecuada a la dificultad.

3. No tachar a los alumnos o a nuestros hijos de que son los malos, los necios, los difíciles, de que con ellos nunca se puede. En la película en un diálogo entre el maestro y el papá, le cuenta una historia sobre las islas Salomón. Allí cuando quieren talar un árbol, se reúnen en la noche alrededor de él y comienzan a decirle groserías, cosas feas, que no lo quieren, que no lo necesitan, que no sirve para nada, que todo lo que reciben de él es malo... y este árbol al recibir tantas energías negativas, termina muriendo y cae.

Cuantas veces hacemos esto con nuestros alumnos. Como es el necio, indisciplinado lo terminamos tachando de malo, de insoportable y las únicas palabras que tenemos para él, son para recalcarle y recordarle como hace todo mal. Como esto es lo único que él escucha, termina convencido que efectivamente él lo hace todo mal.

Que importante es mirar a nuestros hijos y alumnos como las personas que son. Unas persona integrales, compuestas de muchos defectos, pero también de muchas cualidades. Es verdad que este alumno tiene dificultades en su comportamiento, pero en las matemáticas es extraordinario. ¿Por qué no resaltar estas cualidades y desde ahí tratarlo de hacer un mejor niño, una mejor persona?

4. Esto nos lleva a que todo niño es especial. Ishaan tenía problemas para leer, escribir, para realizar las operaciones matemáticas... pero tenía unas capacidades para pintar más allá de lo normal. Esto era lo que lo hacía especial... no sus dificultades. 

A veces nos vemos muy determinado por un mundo que le da una gran relevancia a la educación lógico matemática y pensamos que los niños no triunfaran sino si se dedican a una carrera relacionada con esto. Como pensaba el papá de Ishaan. Y por esto podemos llegar a truncarles sus verdaderos talentos. Como se ve en la película cuando Ishaan se encuentra tan triste que ya ni siquiera quiere pintar.

¿Quién dice que él como artista no iba a llegar a triunfar y a ser un hombre sumamente exitoso?

Hagamos un gran esfuerzo por descubrir eso que hace a cada uno de nuestros niños una persona especial.

5. Por último no puedo dejar de mencionar la importancia de la educación con amor, que siempre será un tema reiterativo para mí.

Ishaan se sintió amado y querido por su profesor. También se sentía querido y amado por su madre y hermano, pero el amor de su maestro, fue un amor comprometido con que él fuera una mejor persona, que pudiera salir adelante.

Como lo decía una vez, los niños sienten el amor y muchas veces el sólo sentirse amados es lo que los hace salir adelante y querer luchar y enfrentar sus dificultades y necesidades.





sábado, 18 de febrero de 2012

Todo niño es especial

Quiero comenzar mi reflexión del día de hoy compartiéndoles una película titulada Todo niño es especial. 




No es una película corta, pero definitivamente esta historia todas las personas la deberían observar, porque nos habla muy bien de las dificultades que sufren muchos niños a diario y cómo son juzgados como si fueran tontos, indisciplinados, que no les interesa el estudio... y por esto muchas veces se llegan a truncar las capacidades que ellos sí tienen.

Como sé que muchos no tendrán el tiempo para ver toda la película quiero contarles la historia y por esta vez, no haré ninguna reflexión, sino que les dejaré a ustedes las reflexiones.

Ishaan es un niño que en todas las actividades del colegio tiene un mal desempeño... sus puntajes son siempre de 2 ó 3 puntos de 25. Se pasa toda la hora de un examen en la que le preguntan una serie de multiplicaciones, viendo números que están volando por el espacio en naves espaciales y llegan a planetas y sólo puede contestar que 3 x 3 es 2... Su madre se sienta a estudiar con él y cuando recién le ha explicado lo que es un adjetivo, él ya no puede seleccionarlo en una frase. 

Con sus amigos tiene problemas, pues cuando va a lanzar un balón, no es capaz de hacerlo para el lado correcto, sino que se va para otra parte.

Sólo hay algo que le gusta a Ishaan y es todo lo relacionado con el arte... dibujar, pintar, colorear, armar rompecabezas... Y para un niño de aproximadamente 10 años... lo hace de una manera excepcional.

Sobra decir que en el colegio va mal y va a repetir tercer grado. Sus padres, especialmente su papá piensan que su problema es de actitud. Es indisciplinado, no sigue las instrucciones de sus profesores, no hace las tareas, no responde los exámenes. Inclusive es insolente con los profesores, pues en un momento en que una profesora le pide que lea un párrafo de un libro, él lo mira y lo que dice es: dflsjdkfhjdehghwglvdlgdlk fjhdghiowjdlklhsljclkjgehiofldnjdhfgjfnadjghldk. Cosa por la cuál la profesora se siente muy disgustada y lo expulsa del salón de clase. Y además se escapa del colegio para ir a recorrer la ciudad.

Y para empeorar la situación, su hermano es el más brillante de su curso, el primero en todas las materias.

Pero a pesar de todo esto, Ishaan es feliz. Es feliz con sus dibujos, con sus juegos, con su madre y con su padre... con todo lo que puede observar en el mundo y todas las cosas que vienen a su cabeza en todos los momentos.

Para su padre lo que él necesita es que lo disciplinen. Que le enseñen a obedecer. Que lo obliguen a aprender. Y que mejor para esto que meterlo en un colegio interno de régimen tipo militar, que tiene la fama de reformar a todos los niños con problemas de actitud..

Sin emabrgo, Ishaan no es un niño que se vea con mala actitud... él siempre promete intentarlo y hacer lo mejor que pueda... Él en su casa es feliz... a pesar de sus dificultades con el gran cariño que le manifiestan su madre y su hermano.

Así que Ishaan en enviado al colegio de internos. Pero allí todo continua igual. No aprende, no lee, no resuelve los problemas matemáticos. Y lo que es peor de todo... ya no está con su familia ni en su casa. En este lugar algunos profesores le pegan con una regla en las manos cuando no sabe las respuestas, pero aún así... él no consigue aprender. Algunos lo ridiculizan por sus respuestas y actividades.

Y lo que es peor, este trato, esta forma de enseñar, sumado al estar alejado de su familia, hacen que Ishaan pierda hasta su gran amor por el arte, por dibujar y pintar.

La historia y toda la vida de Ishaan van a cambiar cuando un profesor nuevo llega al instituto de internos. Este profesor al contrario de los demás, se da cuenta de que hay algo que está mal... y no es que el sea indisciplinado o que tenga una mala actitud. Él comienza a observarlo. Cómo hace las cosas, los errores que tiene en la escritura, en las letras, en los números. Ve que él confunde algunas letras, las escribe inversas o confunde las palabras similares... Tiene dificultades para amarrarse los zapatos, abrocharse la camisa, para coger o lanzar una pelota, porque no es capaz de calcular la velocidad, tamaño y dirección de la pelota. Lo que el tiene es una dificultad del aprendizaje llamada dislexia.

Cuando habla con sus padres para decirles lo que él tiene, su padre inmediatamente piensa que es un retrasado mental y que no va a poder triunfar en la vida. Gran error. Los niños que tienen dificultades en el aprendizaje no son retrasados mentales. Tienen dificultades para aprender a leer y a escribir, pero tienen miles de habilidades.

Cuando este profesor detecta su dificultad comienza a trabajar con él, con las técnicas que hay para enseñarle a las personas que tienen dislexia. Y efectivamente al él sentirse comprendido y apoyado comienza a prender y a trabajar.

Y otra vez vuelve a pintar, mostrando que esta es una de sus grandes cualidades y capacidades y una que definitivamente podrá llevarlo muy lejos, aunque no llegue a ser un gran ingeniero.

Mis palabras se quedan cortas para expresar todo lo que esta película transmite... Ojalá se puedan sacar un tiempo para verla, para que dialoguemos más adelante sobre todas las lecciones que puede darnos.

jueves, 16 de febrero de 2012

Leer leyendo

Continuo con las reflexiones sobre la importancia de la lectura y no sólo de la lectura, sino de leer leyendo.

¿Por qué leer leyendo? ¿O a qué me refiero con leer leyendo? Quiero retomar los ejemplos que mencioné al inicio de esta serie de reflexiones sobre la lectura en la que les contaba sobre unos alumnos que frente a la pregunta: ¿Cuál es la importancia del carnaval de negros y blancos? Me contestaban explicándome qué es el carnaval...

Vemos aquí que las personas a veces aunque leen... no leen. Sólo pasan sus ojos por una serie de símbolos que forman palabras, frases, párrafos... pero que no cumplen su función porque no le transmiten ningún significado a las personas que los observan y que supuestamente los descifran.

Leer se trata de comprender lo que se lee, saber reconstruir el significado global del texto y a medida que se alcanza una mayor madurez intelectual, llegar a analizar y a emitir juicios sobre el texto.

Hay algunos pasos o actividades que se pueden realizar para ir desarrollando esta comprensión de lectura y especialmente para acostumbrar a los estudiantes a que hagan un esfuerzo para entender o tratar de entender siempre lo que leen.

Evidentemente queda a criterio de los profesores y padres de familia cuáles preguntas utilizar. También estas preguntas que enumero a continuación, a medida que van avanzando requieren más habilidades del pensamiento que se van adquiriendo a medida que los alumnos maduran intelectualmente y por lo tanto deben ser utilizadas con niños más grandes


1. Predicción.
La estrategia que se utiliza es la de la relación de conocimientos previos con el nuevo tema.
  • Pensar antes de leer, qué saben de ese tema.
  • Predecir qué sucede (guiados por el tema, el título, las ilustraciones, el contexto, su experiencia) y revisar o confirmar las predicciones.


2. Comprensión literal: extraer información específica y explícita del texto.
La estrategia que se utiliza es la de saber localizar la información.
  • Buscar palabras, frases u oraciones de especial relevancia en un texto de acuerdo con un criterio, (pregunta) o más.
  • Identificar tiempo (época, momentos especificados en el texto) y/o lugar de un relato. Ver qué efectos puede tener el cambiar el escenario y/o la época. Por ejemplo, preguntarles cómo sería la historia si sucediera en esta época actual.
  • Hacer preguntas tipo qué, quién, por qué, cuándo, cuánto.


3. Comprender globalmente el texto
La estrategia que se utiliza es la del análisis y síntesis del tema.
  • Determinar la idea principal o el tema. ¿De qué se trata?
  • Valorar la importancia de la información. Lo esencial: el tema, título. Lo importante: las ideas principales y algunas ideas secundarias. Lo indiferente: los ejemplos, la repetición, una  aclaración innecesaria.
  • Marcar un texto con colores: ideas principales con un color, secundarias con otro e indiferentes con otro.
  • Poner subtítulos (si el texto no los tiene) que indiquen de qué tratan los párrafos.
  • Seleccionar la oración que recoge mejor el sentido (párrafo, parte, texto).
  • Resumir el texto.
  • Decir las partes: inicio, nudo, desenlace.


4. Interpretar e integrar ideas e información. Reelaborar el texto.
La estrategia que se utiliza es la de interpretación.
  • Identificar la intención o la finalidad de un texto.
  • Inferir el ambiente de una historia.
  • Describir los personajes principales, el escenario o ambiente de una historia.
  • Aplicar o contrastar con su propia vida el contenido del texto.
  • Comparar y contrastar información entre distintas partes del texto.
  • Identificar las frases que justifican una idea, una opinión o valoración.
  • Describir la relación entre dos personajes.
  • Ordenar y secuencias argumentos y lugares.
  • Considerar posibles alternativas a las acciones de los personajes y sus consecuencias.
  • Proponer diferentes finales.


5. Realizar inferencias directas, basadas en lo que dice el texto, teniendo en cuenta las diferentes partes de dicho texto y su relación con el todo.
La estrategia que se utiliza es inferir y deducir.
  • Deducir que un suceso es la causa de otro.
  • Establecer la conclusión a la que llevan varias razones.
  • Identificar las generalizaciones del texto.
  • Pedirles que realicen una elipsis (la supresión de elementos del discurso sin contradecir las reglas gramaticales.)
  • Discutir la causa de algún hecho expresado en un texto.
  • Discutir las posibles diferencias de sentido según el contexto de una frase (vgr: Qué frío! Podría significar cierra la ventana... o que la respuesta me deja helado...).


6. Examinar y evaluar el contenido, la lengua y los elementos textuales.
La estrategia que se utiliza es la de juicio.
  • Evaluar y contrastar el contenido del texto con los conocimientos previo y externos al mismo. Evaluar los elementos lingüísticos y textuales
  • Reflexionar sobre la forma del texto
  • Criticar el contenido de un texto.
  • Tomar postura ante la representación de la realidad mostrada.
  • Evaluar el impacto que puede llegar a tener el texto.
  • Evaluar la probabilidad de que hechos descritos puedan ocurrir realmente. Distinguir qué hechos del texto son reales, probables y fantásticos.
  • Juzgar si la información del texto es completa y clara, objetiva, parcial... o si es subjetiva: expresa la opinión del autor.
  • Determinar la perspectiva del autor respecto al tema. Valorar su postura. Identificar las pruebas utilizadas para suponer la intención del autor.
  • Identificar la intención o los motivos que mueven a un personaje concreto.
  • Contrastar el contenido con normas de convivencia, éticas, estéticas...
  • Relación de las pruebas aportadas con la conclusión.
  • Deducir el significado a partir del contexto.
  • Reflexión sobre el vocabulario. Seleccionar algunos términos que sean interesantes para discutir.

Espero que estas preguntas y estrategias sean de gran ayuda para ustedes, para lograr que sus hijos y alumnos comprendan cada vez más lo que leen y puedan ser más eficaces en su formación.

Quiero compartir con ustedes un cuadro para fomentar la lectura. 


Como ven en este cuadro tenemos diferentes géneros de lectura o temas o ideas (un libro sobre un insecto, un libro recomendado por un amigo). La idea es que los niños vayan escogiendo que quieren leer y a medida que vayan leyendo, coloreen el cuadrito correspondiente. Cuando coloreen todos los cuadros, entra la motivación que los padres de familia o profesores quieran darle a sus hijos o estudiantes.

Espero les ayude esta idea.


jueves, 9 de febrero de 2012

Formando el hábito de la lectura

Hoy continuaremos con esta seria de reflexiones sobre la importancia de la lectura en la educación y vida de las personas.
Supongo que la persona que esté leyendo este artículo, está sumamente convencida de que leer es muy importante. Sino, lo invito a que lea la reflexión anterior titulada La importancia de la lectura. Hoy nos centraremos en algunos consejos prácticos y útiles que puedan ayudarnos a formar el hábito de la lectura.
Quiero empezar diciendo que sé que en esta época en la que nos encontramos, esto no es una tarea fácil. Estamos rodeados que muchas actividades que parecen mucho más entretenidas para nuestro hijos y alumnos que la lectura. Y digo parecen, porque quien haya sabido sentarse a disfrutar de un buen libro, sabrá que puede competir con cualquier otro tipo de entretenimiento. 
Nuestro hijos y alumnos se encuentran rodeados de televisores, computadores, juegos de video, celulares... que les ofrecen muchos tipos de actividades con muy poco esfuerzo. 
Así que debemos saber enamorar a nuestros hijos y alumnos de lo maravillosa que es la lectura y porque no, utilizar también estos medios, en la medida que puedan ayudarnos a fomentar la lectura.

  • En primer lugar es importante inculcarle a los niños el gusto por la lectura desde que son pequeños, antes de los seis años. Algunos dirán que esto es imposible porque esa es la edad en la que se aprende a leer. Pero leer tiene un significado mucho más amplio: leer no es sólo interpretar algunas letras, es interpretar unos símbolos que pueden ser letras, pero que también pueden ser imágenes. Si le damos a los niños cuentos desde que son pequeños, ellos crecerán con un gran amor por los libros y la lectura. 

Quisiera aquí compartir la experiencia que he tenido con mi hermano. Él tiene ahora 7 años y más o menos desde que tenía 2, mi mamá le lee un cuento todas las noches. Para él se ha vuelto algo fundamental de su rutina y el peor castigo que pueden ponerle es decirle que no le van a leer un cuento (y yo por supuesto le digo a mi mamá que eso no puede ser nunca un castigo). Cuando vamos al mercado siempre me pide que le regale un cuento para leerlo por la noche. Y en su pieza ya tiene su pequeña biblioteca de cuentos infantiles. Hace dos años aprendió a leer en el colegio y ahora se turna con mi mamá para leer el cuento.


  • Esto me llega al segundo consejo. Volver la lectura parte de la rutina diaria. Cuando uno se encuentra con niños de 11, 12 años o más difícil aún, con adolescentes o adultos que tienen el hábito de la lectura y se les intenta cultivar, ellos lo verán inmediatamente como una tarea escolar, igual a que si tuvieran que resolver 20 ejercicios de geometría analítica... y por lo tanto será una actividad tediosa que querrán evitar o terminar lo más pronto posible. Todos sabemos que un hábito es la repetición de un acto, primero por fuerza de voluntad, pero que termina convirtiéndose en parte de la vida.
Que la lectura sea parte de la rutina es algo muy sencillo, si se comienza desde pequeños. Todos los días dedicar cinco, diez minutos a leer en un momento determinado del día. Yo soy partidaria de hacerlo por la noche antes de acostarse. Pero es sólo una opinión. Me gusta porque de esta manera los niños no lo ven como una tarea más: los cuadernos y libros ya están guardados hace rato en las mochilas. Por la noche generalmente nos acostamos a ver televisión, una actividad divertida, que relaja... así se asocia la lectura con un momento que también genera relajación y esparcimiento.


  • Asociar la lectura con algo divertido. Si cuando los niños son pequeños elegimos cuentos divertidos para ellos, que los hagan vivir aventuras, conocer personajes que ellos jamás hubieran imaginado, tener experiencias diferentes... pensar en leer les evocará esas sensaciones alegres y cuando crezcan, no tendrán hacia la lectura una actitud negativa.
  • Algo muy importante: si su hijo tiene una atracción natural por los libros, incetívelo, no deje que se le pierda. Una prima mía cuando era chiquita era como mi hermano: todo el tiempo con con cuentos en la mano, mirándolos, leyéndolos... pero desafortunadamente mi tío nunca ha sido un gran lector y no se sacó los tiempo para fomentarle esta actividad. 
De estas ideas, se desprender varias muy importantes. 
  • Como se habrán dado cuento en todos los consejos anteriores hay una mención a la participación de los padres y es que ustedes son fundamentales para poder crear este hábito. Si sus hijos no los ven leer nunca, será muy poco creíble que les digan que leer es bueno para ellos. Los adultos generalmente todos leemos... puede que no un libro, pero sí un periódico, una revista, un documento del trabajo o de la universidad. Comuníquele esto a sus hijos. Dele ejemplo de que usted sí lee y coméntele todos los beneficios que en ellos encuentra.
  • Regale libros a sus hijos... así ellos verán que son realmente importantes.


Muchos se encontrarán en una situación en que sus hijos ya no son niños y no han creado el hábito de la lectura. Los pasos a seguir con ellos son muy similares.

  • Haga el esfuerzo de mostrarle y ponderarle todos los beneficios que puede aportarle la lectura.
  • Ayúdele a encontrar un buen libro. Y me atrevería a decir que esto es lo más importante. Cuantas veces nos encontramos con adolescentes que jamás han tocado un libro... y para su primer contacto les ponen a leer un libro tedioso, aburridor... Así que simple. Ese joven jamás volverá a tocar un libro de nuevo. 
Quiero aquí compartir otra experiencia. Mi otra hermana que ahora tiene 18 años, a pesar de venir de una familia muy lectora, no le encontraba gusto a la lectura. En el colegio le pusieron a leer El Quijote de la Mancha (quiero aclarar que no tengo nada contra esta maravillosa joya de la literatura universal, pero para alguien que jamás ha leído puede ser difícil, largo y aburrido). Ella se acercó a la profesora y le dijo que a ella no le gustaba leer y que le pusiera un 0 de una vez, porque no iba a leerse el libro. Esta profesora con mucho sentido de educadora, le dijo a mi hermana que escogiera el libro que ella quisiera y que le presentara un trabajo de él. Así lo hizo y escogió Harry Potter. No sólo se leyó un libro, sino siete. Y le gustó tanto que siguió con El Señor de los Anillos, Las Crónicas de Narnia y muchos más.
Tenemos que enamorar a los jóvenes con libros que les gusten, que les atraigan, que les llame la atención y sí... que todos sus amigos estén leyendo. Ya cuando se den cuenta de lo maravilloso que es leer, podemos darles los clásicos. Así como mi hermana que ahora se está leyendo Lo que el viento se llevó.

  • Mire los gustos de sus hijos. Si de pronto no ha podido con que él coja un libro, pídale que busque en Internet sobre su futbolista favorito, sobre la historia de alguna copa y así vaya conduciéndolo hasta  artículos de revistas, y más adelante libros. 
Aquí entran estos medios que mencionaba al inicio de la reflexión, que también  pueden ser una gran ayuda. Por ejemplo si su hijo le dice que no le gusta leer, hágale ver que él está todo el día leyendo los mensajes que sus amigos le envían a través del blackberry, I phone, facebook, etcétera. No es el ideal de lectura, pero puede ayudar a cambiar esa percepción horrible que parece haberse apropiado de los jóvenes por la lectura.

Leer es abrirse puertas a mundos increíbles, maravillosos, a aprendizajes significativos y como para muchas cosas, sólo necesitamos probarlo, acercarnos para no querer dejarlo.


martes, 7 de febrero de 2012

La importancia de la lectura

Hoy quiero entrar a un tema muy específico que es la importancia de la lectura en el desarrollo de los niños. Este es un tema fundamental en todo el proceso que ellos tengan en su vida estudiantil desde el colegio hasta la Universidad y en su desarrollo como profesionales cuando sean adultos.

En diciembre del año pasado salió un artículo en El Colombiano sobre la importancia de la lectura en los niños y la influencia que esto tiene en el desarrollo de la inteligencia y en la consecución de logros académicos. En resumidas cuentas, nos dice que los niños que tienen la costumbre de leer con su padres aunque sea unos pocos minutos todos los días, tienen un mejor rendimiento no sólo en sus labores académicas, sino en todos sus proyectos de vida.

Como docente soy testigo de esto todos los días. Me asombra cómo los alumnos aunque saben leer, no saben leer. Al ver un enunciado para resolver un problema o para contestar una pregunta, sólo leen las palabras que conocen y no van más allá.

Dos ejemplos concretos:

1. Dime cuál es la influencia del carnaval de blancos y negros para nuestra cultura. 
Respuesta de los alumnos: el carnaval de blancos y negros es una celebración que se realiza en Pasto...
¿En qué momento la pregunta dijo explica qué es el carnaval? Pero los estudiantes ven carnaval de blancos y negros y como tienen esa información en sus cabezas, comienzan a escribirla sin detenerse a reflexionar en la pregunta que están leyendo.

2. Una niña tiene 23 manzanas y quince naranjas. ¿Cuántas frutas tiene en total?
Algunos alumnos se acercan para decir que el problema está malo porque falta un número.

Mientras leen esto, muchos podrán decir que esto no puede ser, que es exagerado... Ambos casos me han sucedido en el último año escolar. Y no con un alumno... con varios.

Conversando con compañeros míos que están en este momento en la Universidad, me cuentan que en muchos de sus exámenes, sus profesores les dicen que pueden sacar libros, apuntes, computadores, que pueden buscar en Internet si quieren... porque lo que les preguntan no va en tener mucha información, sino en saber leer esa información, entenderla, comprenderla y después saberla aplicar.

Entran aquí muchos temas que están relacionado con la lectura, que no me parece justo abordar en una sola reflexión. Por esto, hoy me centraré solamente en la importancia de la lectura en nuestros hijos y alumnos e inclusive en nosotros mismos y espero ir abordando en las siguientes reflexiones, cómo formar el hábito de lectura, cómo trabajar en ellos la comprensión, el seguimiento de instrucciones, la interpretación de textos y preguntas.



¿Qué nos puede aportar la lectura? 




  1. La lectura ayuda al desarrollo y perfeccionamientos del lenguaje, pues nos da herramientas para que la expresión oral y escrita sean mejores y más fluidas. Además aumenta el vocabulario y mejora la ortografía y la redacción.
  2. La lectura mejora las relaciones humanas. En primer lugar porque nos da herramientas para podernos comunicar más acertivamente y segundo porque al abrirnos a comprender otros mundos, otras personalidades que son presentadas en las lecturas, desarrollamos la habilidad de poder comprender los pensamientos de otras personas. Aparte, quien lee, siempre tendrá un tema del cual conversar.
  3. La lectura promueve el desarrollo de innumerables habilidades del pensamiento: potencia la capacidad de observación, atención y concentración. Desarrolla la capacidad de comparar, definir, argumentar, establecer un juicio sobre lo leído.
  4. La lectura aumenta nuestro bagaje cultural: nos da información de la persona humana, de diferentes culturas, de diferentes países... amplía los horizontes permitiéndonos ponernos en contacto con lugares, personas, experiencias y costumbres con son ajenas a nosotros.
  5. Unos de los puntos más importantes. La lectura desarrolla la creatividad, pues no todo nos es dado como en lo que observamos en la televisión o en el cine. El autor crea algo, pero los que lo leemos somos los que debemos recrearlo utilizando toda nuestra imaginación.
  6. Se habla mucho de que leer es un placer. Y este es el último punto que quisiera mencionar. La lectura puede ser fuente de goce, de disfrute, de felicidad. 
Quiero terminar esta reflexión compartiendo esta imagen que seguramente muchos de ustedes habrán visto: 


Esto han sido para mí los libros durante toda mi vida. Unos amigos entrañables que me han acompañado siempre. Que me han llevado a vivir miles de aventuras en países en los que jamás he estado y en mundos de fantasía. Que me han enseñado miles de valores que pueden tener las personas y también sus defectos. Me han mostrado lo que es la lucha por su superación y lo bajo que puede caer un hombre cuando no quiere ser mejor. 
Y esto es lo que quisiera que le transmitieran a sus hijos. Que leer es una experiencia maravillosa, que por el lado que lo miremos, sólo nos va a llenar de aprendizajes positivos y enriquecedores.